Lilypie Third Birthday tickers

Lilypie Third Birthday tickers

domingo, 14 de diciembre de 2008

Mandalas

Los mandalas, aparte de todo ese rollo místico que dice la Wikipedia, son una manera muy entretenida de pasar el rato. Son un poco el "pinta y colorea" de cuando éramos pequeños, pero llevado a la vida moderna. Los dos mandalas que ilustran esta entrada los ha coloreado Carmen.



El caso es que es una de las cosas que más y mejor entretienen a Carmen en los últimos tiempos, más que los libros (la concentración se hace difícil cuando no sabes cómo ponerte para que no te duela más la espalda), la Wii (a Carmen tampoco se le han dado nunca muy bien los videojuegos, aunque promete practicar más) o los sudokus, que son las otras alternativas que manejamos. Bueno, también está la tele, pero tampoco vas a tirarte el día viendo películas (últimamente nos tragamos hasta la version francesa del Pekin-Express en TV5 los sábados noche, que ya es la segunda temporada y van de Pekín a Bombay: la India profunda es un pais alucinante).



En cuanto al parte médico, las contracciones parecen haberse moderado bastante tras el último incremento en la dosis de adalat. Lo peor que llevamos es el dolor de espalda/piernas, creemos que puede ser algo de ciática de embarazada: seguimos en nuestra línea de coleccionar dolencias de embarazo. Este dolor no deja dormir, descansar ni nada, y lo malo es que nos dice el médico que lo mejor para quitarlo sería caminar, pero es incompatible con lo de reposar. Entramos en conflicto, mala suerte. No sé cómo vamos a llevar esto un par de meses, veremos como evoluciona.

Por otro lado, los monos siguen moviéndose un montón. Sobre todo él, el muy bruto ya es capaz de hacerse ver a través de la tripa, es decir, que sus movimientos ya se ven, no solo se notan: yo veo moverse la piel. ¡Y no pesa ni un kilo! Cuando sea más mayor es capaz de hacerse su propio camino al exterior a leches, como un alien.

Esperemos que no.

2 comentarios:

ANABEL dijo...

Esperemos que no sobre todo por Carmen ¡madre mía!.
Yo creo que ver Pekin Bombay, acabó haciendo que dibujaseis mandalas. Pero lo cierto es que son muy bonitos.
Pues nada Carmen, ánimo que la afición está contigo, siempre puedes hacer mandalas navideños y mandarlos a amigos y familiares (cuando yo era pequeña hacía mis propias postales).
Besitos

muermi king dijo...

Bueno los mandalas tienen algo de místico y son bonitos, y como dice Anabel los puedes enviar a la familia, o mejor aún guardarlos en un libro para cuando los nanos sean grandes y enseñárselos. Otra opción son los puzzles, creo que tenéis tiempo hasta para hacer uno de 10.000 piezas, el problema es donde meterlo.
Ánimo, que el tiempo pasa que no te das ni cuenta..