Lilypie Third Birthday tickers

Lilypie Third Birthday tickers

jueves, 8 de abril de 2010

Lagunas de Ruidera

Siguiendo con lo que comentaba en el post anterior, en los días de Semana Santa aprovechamos para hacer una excursión a las Lagunas de Ruidera, paraje natural de la Mancha que hace tiempo que no visitábamos y que, según nos habían contado, estaba muy lleno de agua debido a las abundantes lluvias de este invierno. Así que pensamos ¡córcholis, vámonos un día de excursión a las Lagunas! (sustitúyase ¡corcholis! por el palabro que mejor convenga al contexto)

Y es cierto, las Lagunas estaban para ser visitadas, estaban preciosas, como hacía mucho que no las veía, si alguna vez las había visto así (tampoco las visito tanto). Desbordaban agua por todos lados, en algunos tramos el agua se metía casi en la carretera y las cascadas entre las diferentes lagunas daban gusto verlas:



Lamentablemente, no fuimos los únicos en tener la misma idea. Aquello estaba tan lleno de gente que costaba desplazarse de un lugar a otro, y aparcar el coche era tarea similar a buscar aparcamiento libre en el centro de Madrid un día laborable a las 12 de la mañana. Complicado es un eufemismo. Vamos, que casi parecía un Benidorm rústico. En la siguiente foto se aprecia un poco la cantidad de gente a la par que se aprecia lo bonita que estaba la cascada.



Esto de la escasez habitual de agua en las Lagunas de Ruidera es un mal común a otras muchas zonas de la Mancha húmeda. Un problema de combinación de escasez de lluvias (endémico del pais entero) con sobreexplotación de los recursos hídricos del subsuelo. Vamos, que riegan demasiado y dejan esquilmados los acuíferos. Problema común a las Tablas de Daimiel, los Ojos del Guadiana y otro muchos humedales manchegos.

En todo caso nosotros nos lo pasamos bien y logramos pasear por los alrededores de las lagunas y las cascadas. A los peques parece que les gustaban, supongo que por el ruido del agua pero estaban un poco como hipnotizados.





Carlos se portó como un angelote, cada día se porta mejor. Cristina en cambio decidió darnos un poco la lata con el tema de las comidas y el sueño. Sobre lo de comer, ese día lo eligió para decidir que la comida de cuchara no le gustaba demasiado, que lo que realmente le gusta es eso del jamón.



En el video se dedica a comer trocitos de jamón, tranquilamente, sin desmanes ni gritos. Justo lo contrario de lo que hacía cinco minutos antes, tratando de darle de comer un potito. Es que estamos tratando de introducirles un poco los sólidos, y ese día probamos a darle un poco de jamón antes de comer de cuchara. Gran error, ya no quiso cuchara. Se puso hecha un basilisco. Tras gran esfuerzo y medio potito al final nos rendimos y probamos con el jamón de nuevo ¡mira tú! pues parece que le gusta a la niña. La renuencia a la cuchara aún le dura, aunque va por días.

En cuanto al sueño, no quiso dormir en toda nuestra estancia en la zona. En todo el día no durmió hasta que la volvimos a meter en el coche para volver a casa de los abuelos. Y claro, un poco tontita sí que estuvo, claro.



Otro día más. Hasta otra

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira que bien! nosotros tambien estuvimos en las Lagunas de Ruidera en S. Santa con los mellis y se lo pasaron pipa, viendo tannnta aguaaa, hacia buen tiempo, y eso hizo mejor la estancia lo malo fue lo complicado de aparcar, y los kilos de mas que traemos cada vez que vamos al pueblo :O
saludos todos
Paola+Irene+Marc

ANABEL dijo...

Te creías que la niña es tonta... vete preparando a comprar jamón y del bueno. ¡Ole, ole, ole! por la nena.
Bueno, eres la tercera persona que me cuenta que ha ido a las lagunas esta Semana Santa. Ha habido overbooking. Desde luego vuestros niños son un encanto y da gusto llvárlos a cualquier sitio
Besos

muermi king dijo...

Qué chulas las lagunas... otro para la lista de sitios que tenemos que visitar. En cunato al jamón, es que tendrían que hacerle un monumento... todavía no he conocido a un niño al que no le guste... y a ningún adulto con 2 dedos de frente, claro.

Mar dijo...

Que bonito las lagunas... Me encanta la niña comiendo jamón! jajaja es buenisima.. La verdad es que miro las fotos y veo a esos niños y digo ¡ Madre mia que bien se portan!! que tranquilitos!! asi da gusto!!

Antuan dijo...

Paola, mira tú que casualidad, lo mismo hasta coincidimos el día y todo. claro que verse allí por azar era dificil, con tanta gente, pero ¿te lo imaginas?

Efectivamente, la niña no es tonta. Ni el niño, anuque este de momento le pega más al lomo embuchado (Cristina también). Y menos mal que no han probado el ibérico aún. Tardaremos en dárselo a probar ;)

Mar, Anabel, no se si me explico bien: los nenes son encantadores (sí, aunque yo soy su padre, ¿que voy a decir?) y se portan muy bien (sobre todo cuando los comparo con otros niños), pero tampoco son unos santos, eh? Que Cristina en esta excursion no fue ninguna santa. Teniais que haberla visto rebotarse contra la comida, o peor aun a la hora de la merienda sin haber dormido en todo el día. Rebote absoluto, os lo aseguro.

A ver si me estoy pasando de ponerlos de niños buenos...