Lilypie Third Birthday tickers

Lilypie Third Birthday tickers

domingo, 15 de marzo de 2009

Carlos y sus mocos + Cristina y sus gramos

El pobre Carlos sigue siendo una fuente constante de mucosidad. Sus fosas nasales parecen del tamaño de la de las Filipinas cuando se trata de sacar mocos, nunca se acaban. El caso es que esta mañana, y tras pasar una noche regulera, en la toma de las 9 ha dicho basta y ha tomado bien poco (solo unos 30 ml de leche), respirando muy mal a pesar de que no mucho tiempo antes le habíamos pegado un buen jeringuillazo de suero. Así que, muy en nuestro papel de padres novatos pesadicos, nos hemos largado al 9 de Octubre para que le echen una ojeada los médicos y nos confirmen que el chiquillo está bien en realidad.

Pues mejor que seamos unos padres novatos y pesados, porque la pediatra que nos ha atendido ha estado cerca de ingresar a Carlos por lo de los mocos: tenía un montón de ellos, muy densos y de difícil expulsión por el pobrecito. Ha estado consultándolo con el neonatólogo y finalmente han optado por hacerle un buen lavado de fosas nasales, algo de medicación para mantener los moquetes un poco a raya (Rino Dexa), y mandarnos a casa con el apercibimiento de hacerle varios lavados nasales al día (cada 4/6 horas mínimo, más si lo vemos necesario) y mantenerlo bajo vigilancia hasta llevarlo a su pediatra mañana o pasado. Si no vemos que se recupere o pensamos que va a peor, lo volvemos a llevar a urgencias y se lo quedan allí ingresado.

La verdad es que esta mañana Carlos ha estado mucho mejor y ha comido bien todas sus tomas, se le ve la respiración algo más relajada y nosotros nos hemos quedado algo más tranquilos ahora. La verdad es que uno no sabe nunca si se está preocupando de más o de menos. Tengo un amigo que siempre le dice a sus hijas que no exageren, que no será para tanto, y una vez la niña estuvo quejándose unos días de un dolor en la mano ("No exageres, María, tomate una aspirina que eso no es nada"), y luego resultó que la niña tenía una fisura. Lo dicho, uno nunca sabe si se pasa o se queda corto.

Esta es una foto del tito Jose Ignacio dándole un biberón (otro primer biberón, como el del tito Álvaro del otro post). Otro documento legado para la Humanidad. A la luz de los acontecimientos posteriores, el pobre Jose Ignacio no tuvo la mejor de las oportunidades para darle un primer biberón.





Por otro lado Cristina va muy bien, está creciendo a pasos agigantados. No es por dármelas de papá orgulloso de su niña, y líbreme el Señor de querer introducir la competitividad en su tempranísima existencia, pero es casi siempre la primera en terminar su toma de todos los niños que hay en la sala de lactancia de neonatos del hospital, aunque sea la última en empezar, tiene un saque que ríete tú de Nadal. Ya pesa 2.100 gr, por lo que si sigue a este paso esta semana lo más probable es que la tengamos en casa. ¡Que bien! Quizá hasta por el día de San José, buen regalo para el Día del Padre. Bueno, ya veremos, no me quiero ilusionar que lo mismo la niña ahora se pone a ir despacito, gramo a gramo, y tardamos una eternidad en llevárnosla. Pero de momento va bien: ¡si hasta está echando papada!

Añado un par de videos de Cristina en el hospital, justo después de la toma de las 12 de esta mañana. No es que haga nada en especial, está ahíta de su biberón y simplemente está gesticulando mientras espera a que su papá se vea obligado a dársela a la enfermera porque se acabó el tiempo. En el segundo video, está hipando tras echar los gases.







Es la más guapa de todos los bebés que hay en neonatos del hospital: este es un hecho contrastado y absolutamente objetivo, científicamente comprobable. Su mamá y sus abuelas también lo confirman, tal unanimidad sólo puede ser por ser una realidad inatacable ni por el mismísimo Descartes.

6 comentarios:

ines dijo...

Ains los mocos..... !! Un niño sin mocos es como un campo sin flores.
La preocupación de la que hablas, irá con todos los papas siempre, yo creo que desde antes de concebir la tenía yo. Es lo malo de ser padres. Ahora entiendo a mi madre cuando se quedaba despierta hasta que llegaba por la noche.

Cristina se la nota más gordita , y sigo diciendo que se mueve muchisimo, verás como un día de estos, os la llevais a casa.
A ve si es el Dia del padre

Muchos besos

ANABEL dijo...

Málditos mocos, pues sí que se os ha complicado ¡vaya por Dios!. Lo siento muchísimo. Habéis hecho lo propio, a mi me sucede lo mismo cuendo voy a urgencias, no sé sime paso o me quedo corta... y alguna que otra vez he metido la pata, pensando que no ocurría nada, y luego tenían otitis, o faringitis, o cualquier otra de las malditas itis.. y toro por no querer parecer una histérica.
Muaccc, muaccc
AUPA CRISTINA

muermi king dijo...

Bueno, me alegro de que Carlos se haya recuperado un poco de los odiosos mocos. Es una pesadilla, a ve si llega pronto el buen tiempo y nos olvidamos de ellos por algún tiempo. Cristina seguro que la tenéis pronto en casa, y si es para el día del padre entonces sí que será un regalazo aunque os toque dormir menos.
En cuanto a lo de ser pesados... no te preocupes, nos pasa a todos, pero he aprendido que vale más que os tomen por unos padres histéricos y primerizos, que ir demasiado tarde al hospital.
Un abrazo y paciencia.

Jose Manuel dijo...

Esos moquetes ... ya nos lo dijo un día el pediatra en una de esas escapadas expres a urgencias (ya ves, todos pecamos de lo mismo) ... "pensar que a los niños por algún motivo se les suele llamar MOCOSOS"

Ahora toca los lavados de suero que tan bien les van, y esas aspiraciones con el tan agradable "sacamocos" ... ahora también te explicarás por que los padres suelen acatarrarse al mismo tiempo que los peques. Con esos trastos, inevitable

Una abrazo para todos, y que la pequeñaja siga con su buen ritmo !!! Ya veréis como dentro de poco la tenéis dando guerra en casa

Anónimo dijo...

Benditos vídeos de youtube que permiten que no me pierda la evolución de mi sobrina y sobrino!

Cómo funcionarían estas cosas antes de internet?

Salu2 desde Brasil

Álvaro

Antuan dijo...

La verdad es que Carlos hoy lunes ya está mucho mejor. Los lavados de suero hacen su efecto, y además cada vez los hacemos mejor, vamos cogiendo práctica.

Es cierto que a veces no quieres parecer demasiado padre histérico pero cuando no sabes muy bien que les pasa, y si es importante, más vale pasarse que quedarse corto. Eso de tener el hospital al lado nos va a llevar a estar cada 2x3 en urgencias.

En fin, gracias por los ánimos!

Cristina hoy ha subido 20 gramitos más, 2120 gr en total... venga que ya falta menos