Lilypie Third Birthday tickers

Lilypie Third Birthday tickers

viernes, 21 de mayo de 2010

Fin de semana comunionero

Esto de ser Mayo tiene un efecto secundario que cada vez nos afecta más: las comuniones, o más exactamente, las primeras comuniones. Es impresionante cómo esto se ha estado convirtiendo cada vez más casi como si fueran bodas, de la cantidad de invitados, las comilonas y los regalos que se dan. Como otras muchas cosas en este mundo loco que llevamos, le damos una importancia desmesurada a cosas que antes no la tenían.

En fin, que el fin de semana pasado estuvimos en la comunión de la prima María, que aunque no se correspondió en absoluto con una comunión-boda (ni mucho menos, la verdad es que fue bastante moderada), sí que se asemejó mucho más a un gran evento que las comuniones que recuerdo de mi infancia. O al menos, la mía.

Los peques estuvieron en su línea: Carlos durmiendo gran parte del rato que estuvimos comiendo, y Cristina despierta y de brazo en brazo toda la tarde. Si es que nos vamos conociendo ya...

Eso sí, estuvieron todos los primos (primos hermanos y primos segundos) de los nanos: Rocío y Pedro, Aarón y Valerio.


Aarón es un pequeño terremoto, con los tres meses que les saca a Carlos y Cristina se mueve tanto que casi siempre sale borroso en las fotos. Está todo el rato corriendo de un lado para otro. Siendo casi de la misma edad, seguro que de mayores se llevarán bien, o al menos eso esperamos


Valerio es más pequeño pero también de la misma edad. Los cuatro constituyen la segunda hornada de primos de la familia (amplia familia) de Carmen en Albacete. Habrá que verlos de mayores, los cuatro de fiesta por ahí. Seguro que Cristina los lleva rectos como una vela ;) ¡Menuda es ella!

Pero bueno, no sólo de comunión estuvimos el fin de semana. El sábado, entre otras cosas, estuvimos en los columpios con los peques, y Carlos descubrió una nueva diversión:



Esa que se escucha de fondo es Cristina.

Por cierto que veréis que Carlos está con abrigo. Menudo frío que hacia en la meseta el finde pasado. Tanto fue así que Carlitos se puso malito, y la madre también. Los dos han estado con la garganta pachucha toda la semana; bueno, Carlos sigue aún con tos y mocos, aunque menos que a principio de semana. ¡Este invierno no termina de irse nunca!

3 comentarios:

tio alvaro dijo...

Una vez mas, muy buenas las fotos, pero pon mas hombre, que es la unica manera que tengo de verles crecer!!!

Saludos desde London

Alvaro

ANABEL dijo...

Con respecto a lo de las comuniones, comentarte algo que me dejó atónita el otro día. Entre en banco y anunciaban préstamos para comuniones... me quedé a cuadros. Creo que tal y como dices se están convirtiendo en auténticas bodas. En fin, allá cada uno con sus cosas. Yo también prefiero los eventos más familiares.
Por cierto, como arrea Carlos a las piezas, y ¿qué es lo que dice Cristina? ¿hola, hola, hola?... están supersalados.
Un abrazo

Antuan dijo...

Prestamos para comuniones? Alucino. aunque como muy bien dices, allá cada uno con sus suntos, yo no me meto, aunque me sorprenda.

Ahora están supergraciosos, Cristina con su chpurreo perpetuo (me etá empezando a dar miedo cuando empiece a hablar) y Carlos son lo mucho que se mueve de un lado a otro, pero prudente, eso si.

Álvaro, te voy a preparar un post de fotos mil, a ver si así te quedas a gusto. De todos modos este fin de semana estás en Valencia, no?